Volumen de la voz en el canto

Para un diestro dominio del volumen de nuestra voz tenemos adquirir una buena práctica respiratoria. Necesitamos mucho aire para cantar, pero además, tenemos que ser concientes del proceso respiratorio de inhalación/exhalación y de todo lo que este proceso brinda como resultados. La buena noticia es que, una vez adquirida la técnica, los procesos se vuelven inconcientes.

La voz es capaz de producir susurros o grandes elevaciones de volumen (que no son precisamente gritos, pero que se les asemejan). Por lo general, un volumen bajo se utiliza con el registro grave y principios del registro medio y un volumen alto se utiliza con el registro agudo y finales del registro medio.

Respiración abdominal:
- Acostados en el suelo, nos colocamos una mano en el ombligo y
notamos como el abdomen se hincha al inspirar y se deshincha al espirar. Debemos controlar que la respiración no vaya al pecho. Nos damos cuenta que lo hacemos bien si mantenemos los hombros relajados.
-Una vez que dominamos el movimiento, hacemos una gran inspiración y
exhalaremos el aire lentamente, dosificándolo (podemos contar hasta 20) hasta agotar todo el aire apretando abdominales. Este ejercicio nos ayudará a aumentar nuestra capacidad de inspiración y espiración.
- Inspiramos y comenzamos a levantarnos del suelo durante la espiración (también contando hasta 20). Se trata de conseguir no alterar el hilo del aire mientras realizamos movimientos con el cuerpo.
-También podemos hacer este último ejercicio emitiendo un sonido continuo. Así apreciaremos de una manera más clara las variaciones de sonido al movernos e intentaremos corregirlas y evitarlas en próximas repeticiones.

Respiración lumbar:
-Nos arrodillamos en el suelo con los brazos hacia atrás y la cabeza inclinada y encogida (como ejemplo pensemos a la postura de rezo en las mezquitas musulmanas).
-Con esta posición notaremos que al inspirar (siempre con el
abdomen) se abultan los lumbares y la parte inferior-posterior de la espalda.
-Nos incorporamos un poco para producir menos presión en el abdomen. Notaremos que la extensión de los lumbares y zona inferior de la espalda es más difícil de controlar.
-Sin flexión del cuerpo, solamente arrodillados, repetimos el ejercicio prestando atención a las zonas que se inflan y desinflan.

Respiración lateral:
-En el suelo, apoyados de costado, trabajaremos el lateral del lumbar o espalda baja con
inspiraciones y exhalaciones.
-Cambiamos de lado y compararemos qué costado se hincha menos y, por tanto, nos cuesta más. La idea es aprender a administrar el aire equilibradamente, por lo que debemos trabajar para aumentar la capacidad de ambos lados por igual.

La Respiración de fuego:
-Consiste en inspirar expandiendo el diafragma y, apretándolo, espirar de golpe. Realizaremos esto lentamente y para incrementar el ritmo de forma
progresiva. Luego de sostener el ritmo unos segundos, iremos disminuyendo la velocidad hasta detenernos del todo.
-Realizamos este ejercicio de respiración en diversas posiciones:
. Del buda: Sentados en el suelo con las piernas cruzadas y con la espalda
alineada, como si nos estiraran hacia arriba de la cabeza.
. Del buda que gira: Sentados en el suelo con piernas cruzadas y espalda recta, inspiramos a un lado y expiramos al otro. Primero gira el tronco y finalmente la cabeza.

Ejercicios de volumen:
-Decimos fuerte el sonido EEEE en un tono cómodo.
-Mantenemos un volumen constante; es decir, el  volumen inicial será igual al volumen final.
-Es importante no comenzar con un volumen bajo que suba hasta el máximo, ya que es muy perjudicial para las cuerdas vocales.
-Repetir el ejercicio mínimo 5 veces hasta lograr que el cerebro registre el tipo de sonido.
- Buscar sonidos armónicos en base a los resonadores.

blog comments powered by Disqus

Recomendados