Evaluacion para aprender a cantar 2

En esta lección evaluaremos concienzudamente si el trabajo que venimos realizando es realmente productivo. Al hablar de PRÁCTICA PRODUCTIVA nos referimos la forma en que realizamos nuestros ejercicios.

Si ejecutamos mal un ejercicio y lo repetimos una y otra vez, el error se convertirá en un hábito. Esto se debe a que nuestros órganos vocales están constituidos mayormente por músculos. Como los músculos poseen memoria, debemos apuntar siempre a que el registro que se guarde sea el correcto.

¿Cómo organizamos nuestra práctica?

  • ¿Realizamos los ejercicios correspondientes de relajación y calentamiento antes de las prácticas?
  • Al grabar nuestras prácticas, ¿Las archivamos y catalogamos según la fecha en que las realizamos y el ejercicio específico llevado a cabo?
  • Cuando escuchamos el material grabado: ¿Tomamos nota de qué es lo que nos gustaría que sonara mejor o diferente?
  • Una vez que detectamos aquello que queremos mejorar: ¿Distinguimos si el error procede del sistema respiratorio, del sistema de fonación o del sistema articulatorio?
  • Al corregir ¿logramos tomarnos el tiempo de práctica necesario antes de volver a grabar?
  • ¿Comparamos las primeras grabaciones con las últimas?

Primeras conclusiones:

Esta evaluación, mejor dicho, autoevaluación, no pretende que reparemos en lo que nos falta, si no, al contrario, que podamos apreciar el camino recorrido.
Pensemos que antes de iniciar estos ejercicios estábamos en un nivel 0. Que no teníamos conocimientos técnicos ni teóricos sobre el canto. Que confundíamos gritar con cantar. Que no sabíamos qué es el diafragma ni qué representa en nuestro Aparato Fonador. Tampoco estábamos al tanto de los cuidados que requieren nuestras preciosas cuerdas vocales, las cuales ni siquiera son cuerdas, sino que son pliegues membranosos.

Si llegamos hasta esta segunda evaluación es porque logramos una entonación básica, poseemos cierto dominio sobre nuestra voz natural, podemos sostener una nota y controlar el apoyo respiratorio.

Ahora podemos considerarnos aprendices de canto. Para celebrarlo, apuntamos algunos consejos útiles para aquellos músicos cuyo instrumento es la voz:

Recomendaciones

  • Comer manzanas. La manzana posee propiedades astringentes que ayudan a la limpieza de la boca y de la faringe favoreciendo una voz con mejor resonancia.

  • Ingerir alimentos de fácil digestión (verduras, frutas, pescado, pollo)

  • Dormir, en lo posible, 8 horas diarias.

  • Evitar usar ropas apretadas, principalmente en las regiones del abdomen, cintura,
    pecho y cuello, pues eso puede dificultar la respiración.

  • No gritar.

  • No hablar durante mucho tiempo sin hidratar las cuerdas vocales.

  • No fumar o ingerir bebidas alcohólicas antes de cantar.

blog comments powered by Disqus

Recomendados