El sonido analógico

<< Página anterior 1/3

Análogo significa similar, es decir que la corriente eléctrica que pasa por un circuito, como ser un amplificador de audio o una consola de mezcla, varía de forma similar a las variaciones de presión en el aire que representan el sonido.

En el caso de un disco de vinilo la forma del surco es similar a la forma de onda del sonido.

Cuando el sonido presiona la membrana de un micrófono éste produce una corriente eléctrica alterna (que cambia permanentemente de polaridad o sentido de circulación por el conductor o cable). Si graficamos las variaciones de presión del sonido en función del tiempo dará una curva similar a la que obtenemos si graficamos las variaciones de corriente alterna. A su vez, el altavoz que reproduzca el sonido se moverá hacia adelante o hacia atrás siguiendo esa gráfica.

En un sistema de audio analógico no hay cálculos ni más procesos que la simple conversión de una energía mecánica (las ondas sonoras) a eléctrica y viceversa.

En una consola analógica de mezcla el sonido sufre procesos simples al atravesar circuitos que lo atenúan o lo amplifican, a lo sumo según cada frecuencia (ecualizadores o filtros), lo retardan, lo suman a otros sonidos, etc.

Los antiguos sintetizadores analógicos se llamaban de esta manera debido a que el sonido resultante seguía a las variaciones de voltage de unos osciladores electrónicos o las combinaciones de los mismos.

El sonido digital

Los sistemas digitales convierten la señal de audio en datos que puedan procesarse mediante cálculos numéricos.

Los números que se manejan no están dados en el sistema decimal comunmente usado sino en el sistema binario en el cual un número puede representarse como una sucesión de unos y ceros; un uno significa "hay tensión" (por ejemplo, más de 3 voltios), mientras que un cero significa "no hay tensión" (o es menor a, por ejemplo, 3 voltios).

Cuando una señal análogica de audio entra en un equipo digital se le mide el nivel o amplitud a intervalos pequeños de tiempo asignándosele un número binario a cada uno.

Esto lo hace el llamado Conversor Analógico/Digital (A/D).

Si se quiere recuperar la onda sonora un circuito llamado Conversor Digital/Analógico pondrá en su salida una tensión (voltage) que se irá correspondiendo con los números binarios que se habían medido. Esta señal de salida es filtrada para suavizar los cambios bruscos de niveles y acercarse más a la forma de onda original.

Cuando tenemos el sonido representado con números binarios podemos con estos hacer procesos de cálculos como lo hacen los procesadores de efectos DSP (Digital Signal Processor) para darle al sonido reverberancia, eco, chorus, etc.

La ventaja de trabajar con equipos digitales es que el ruido no afecta a la información pues su nivel (voltage) es muy inferior al de un dígito binario. Por el contrario, en un sistema analógico el ruido tiene un nivel muy cercano a los sonidos más suaves que se manejan, por ejemplo, en una consola de mezcla en la cual se suman ruidos de diferentes fuentes sonoras y circuitos.

Resolución

Es la cantidad de bits (dígitos binarios) que se usan para obtener cada número binario que corresponde a cada punto de la curva.

Con 8 bits podemos representar valores o niveles de 0 a 255. Con esto se obtiene una onda digital poco precisa y ruidosa, para nada fiel al sonido original.

Con 24 bits, la resolución más usada en sonido profesional, podemos representar la onda con valores comprendidos entre 0 y 16.777.215, con lo cual se obtiene una onda de sonido extremadamente precisa. También suele usarse la resolución de 32 bits.

Velocidad de muestreo (Sample Rate)

Es otro parámetro que determina la calidad del audio digital y mide la cantidad de muestras (medición del nivel) que se toman por segundo. A mayor velocidad de muestreo mayor es la calidad de audio debido a que transcurre menos tiempo entre una medición y otra permitiéndonos mayor precisión.

Se mide en Kbits/seg (kilobits por segundo - kilo=1000)

En calidad CD se toman 128 kbit/s

<< Página anterior 1/3
 

Recomendados